miércoles, 31 de agosto de 2011

Micro.

Esa mañana se sentía bien con ella misma. Esa mañana se había levantado, se había mirado en el espejo y se había visto mejor que otras veces. No tenía nada distinto, su cara seguía siendo igual, las ojeras eran las mismas de siempre... Sabía que no era perfecta, sabía que debía perder algo de peso y también sabía otras muchas cosas. Pero algo le decía que ese día iba a ser especial. Así que se puso su mejor vestido, una flor de papel en el pelo, se pintó los labios y salió a la calle. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Residuo de pensamiento